actividadesCoolproducts es una campaña para establecer unos ambiciosos requisitos mínimos de eficiencia energética y otros aspectos medioambientales respecto a los productos que se venden en la Unión Europea.

Los productos que utilizamos en nuestra vida diaria, desde ordenadores a televisiones pasando por las calderas para calentar nuestros hogares, consumen mucha energía y tienen impactos sobre el medio ambiente. ¡Solamente las calderas y los calentadores de agua emiten la misma cantidad de gases de efecto invernadero que todo el sector del transporte!. Forzar a los fabricantes a que hagan estos productos más ecológicos es absolutamente esencial si queremos salvar el clima y el medio ambiente y disminuir las facturas que pagamos por el uso de energía. También tenemos que mejorar nuestra capacidad de reciclaje y eliminar las sustancias químicas tóxicas que contienen algunos de estos productos.

Muchos consumidores ya están haciendo todo lo que pueden buscando productos en el mercado que sean más eficientes a nivel de energía y ecología. Pero sigue siendo difícil y muchos de nosotros también estamos confusos. La gran selección que tenemos a disposición, la falta de normativas que retiren los productos contaminantes del mercado y la falta de información fidedigna hace que sea difícil saber lo que hay que comprar en cada momento.

Buenas noticias

Pero hay algunas noticias que pueden ser buenas: La Unión Europea y sus 27 Estados miembros, que representan un mercado de casi 500 millones de personas, están trabajando conjuntamente en el establecimiento de unos requisitos ecológicos mínimos para los productos. Según la normativa establecida en 2005 en la Directiva marco sobre diseño ecológico de productos que utilizan energía, solo los productos cuyo rendimiento esté por encima de un cierto requisito mínimo de eficiencia energética, teniendo en cuenta otros posibles impactos medioambientales si fueran relevantes, tendrán permitido su acceso al mercado en los próximos años. Si los requisitos mínimos son ambiciosos, ésta será una mejora enorme.

En teoría, el objetivo es que cuando los consumidores europeos vayan a las tiendas en los próximos años, tengan la seguridad de que los productos que se venden son suficientemente ecológicos y, por tanto, experimentarán ahorros sustanciales en las cuentas que tienen que pagar cada mes por utilizar energía. Por ejemplo, gracias a unos requisitos ambiciosos de aplicación a los calentadores de agua y las calderas de la UE, se podrían cortar las emisiones de CO2 de manera drástica y reducir las facturas en unos 44.000 millones de euros al año.

Malas noticias

Sin embargo, existe una trampa: hay muchos grupos de presión industriales poderosos que tienen interés en que estos 27 países dejen de optar por soluciones buenas y coherentes con el medio ambiente. Los fabricantes de algunos productos se dedican a someter a presión de manera persistente a algunos países miembros de la UE y a las instituciones europeas para ralentizar o debilitar el proceso.

Objetivo de Coolproducts

La página web Coolproducts for a Cool Planet tiene como fin informar a las personas, de una manera amena y no técnica, sobre lo que está pasando entre bastidores. Esto es importante porque esta política transformará los productos que utilizamos y cambiará nuestras vidas a mejor. Tenemos que entender lo que está pasando y por qué ocurre y parar los intentos injustificados por parte de poderosos intereses creados por ralentizar las cosas.

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: