El sector textil y el de la moda están dispuestos a ser sostenibles pese a la pandemia de la COVID-19

La industria global de la moda se muestra comprometida con la sostenibilidad a pesar de la pandemia. Según un nuevo estudio del U.S. Cotton Trust Protocol y la Economist Intelligence Unit (EIU), la sostenibilidad figura como el segundo objetivo estratégico más importante para las empresas del sector.

3 POLLUTEC dates baseline UK

Este nuevo estudio se basa en una encuesta realizada a 150 altos directivos del sector de la moda, el retail y la industria textil en Europa y Estados Unidos, así como en entrevistas con marcas líderes como Adidas, H&M y Puma. Los resultados, recogidos en el estudio Is Sustainable in Fashion? (¿Es la moda sostenible?), se hacen públicos en un momento crucial para el sector y en el que tiene elegir entre seguir invirtiendo en sostenibilidad o dar un paso atrás a causa del impacto de la COVID-19.

La sostenibilidad es de vital importancia para el negocio, según los líderes de la industria

Los nuevos hallazgos revelan que, a pesar de la pandemia, para muchas de las principales marcas del mundo, la sostenibilidad ha pasado a ser de vital importancia para la compañía. La mayoría de los líderes del sector de la moda, el retail y la industria textil encuestados (un 60%) menciona la implementación de medidas en materia de sostenibilidad como el segundo objetivo estratégico prioritario para sus negocios, superado únicamente por la mejora de la experiencia del cliente (que quedó en primer puesto con un 64%). Esto contrasta significativamente con el 15% (menos de uno de cada seis) que consideran como primer objetivo retribuir a los accionistas.

Los directivos afirman estar introduciendo medidas sostenibles en toda la cadena de suministro, desde el abastecimiento de materias primas obtenidas de forma sostenible (un 65%), pasando por la introducción de métodos propios de la economía circular y la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero (un 51% en ambos casos), hasta la inversión en nuevas tecnologías como la impresión en 3D y el blockchain (un 41%). En términos generales, la mayoría (70%) se muestra optimista y considera que la moda sostenible, rápida y asequible es posible.

Los datos importan

Una de las principales conclusiones de la investigación es que los datos son importantes de cara a hacer seguimiento de procesos, iniciativas y proyectos en materia de sostenibilidad. Ante la pregunta de qué medidas se están implementando ya para ser más sostenibles, la primera posición en la lista de prioridades es la recopilación de datos de todo el negocio y de la cadena de suministro para medir el rendimiento (53%). Además, seis de cada diez directivos (un 58%) apuestan por desarrollar e implementar una estrategia de sostenibilidad medioambiental con objetivos medibles.

Sin embargo, los datos no solo son importantes pensando en el futuro inmediato. Así lo refleja el hecho de que tres de cada diez participantes (un 28 %) afirma que la disponibilidad de datos fiables es la puerta hacia una mayor sostenibilidad durante la próxima década; mientras que casi tres cuartas partes (un 73%) manifiesta su apoyo a referencias e indicadores internacionales como un método efectivo para medir el rendimiento sostenible e impulsar el avance de la industria.

La recopilación de datos que hacen las compañías es irregular

A pesar de que las marcas reconocen claramente la importancia de los datos, los resultados de la investigación sobre la recopilación de estos indican que las empresas del sector de la moda, el retail y la industria textil pueden tener dificultades a la hora de conseguir datos de calidad.

Los líderes empresariales mencionan tasas relativamente altas de recopilación de datos sobre las prácticas de sostenibilidad de sus proveedores (un 65%); sobre el cumplimiento de los derechos de los trabajadores y la salud y seguridad en el lugar de trabajo en la cadena de suministro (un 62%). Sin embargo, un porcentaje significativo de organizaciones (un 45%) no hace un seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero que se generan en los procesos de producción, fabricación y distribución de los productos. Además, un 41% no hace lo propio con la cantidad de agua y energía consumida para producir las materias primas que obtienen.

Con vistas al futuro, más de un cuarto de los encuestados (un 26%) ve en la falta de datos disponibles y de fácil acceso un obstáculo para la colaboración en materia de sostenibilidad dentro del sector. Como indican algunos expertos del sector en las entrevistas, recopilar datos es difícil, pero crucial.

En esta misma línea, Gary Adams, President of the U.S. Cotton Trust Protocol (presidente del U.S. Cotton Trust Protocol), explica que «es evidente que las marcas se enfrentan a dificultades a la hora de encauzar sus esfuerzos en sostenibilidad. En el U.S. Cotton Trust Protocol, sabemos que los datos precisos y fiables ayudan a las compañías en esta labor, que no solo proveen evidencias para mostrar sus avances, sino también información para introducir aún más mejoras. Ofrecemos uno de los mecanismos de recopilación de datos más sólidos que existen para una materia prima esencial, el algodón, con el que conseguir una transparencia sin precedentes.»

La colaboración abre las puertas a un mayor avance en sostenibilidad

La investigación también revela que las empresas del mundo de la moda, el textil y el retail no pueden impulsar el cambio en solitario. Para ello, es necesaria la colaboración de todos los actores involucrados. Así, los resultados indican que existe un amplio acuerdo entre los encuestados en que la colaboración entre startups y grandes empresas beneficiará a la industria. Según uno de los entrevistados, miembro de Reformation: «Estamos entusiasmados de ver la colaboración y cooperación en la industria y creemos que esto solo aumentara con el tiempo».

Sin embargo, cuando se trata de un proceso externo para ayudar a guiar este progreso, los lideres no necesariamente ven una mayor regulación como la respuesta adecuada. Un cuarto de los encuestados (24%) da la misma importancia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a la regulación gubernamental como impulsores del cambio hacia la sostenibilidad. Solo un tercio de ellos (33%) valoran los requisitos regulatorios como uno de los tres factores más importantes para impulsar el avance en sostenibilidad durante la próxima década.

En este sentido, Jonathan Birdwell, Regional Head of Public Policy And Thought Leadership of the Economist Intelligence Unit (director regional de Políticas Públicas y Liderazgo de Pensamiento en The Economist Intelligence Unit),señala que «a partir de los resultados de la encuesta y de nuestras entrevistas con líderes empresariales, es evidente que el sector está comprometido con mejorar su rendimiento en materia de sostenibilidad. Nos sorprende especialmente que la sostenibilidad se considere un elemento precompetitivo: entre bastidores, las marcas están compartiendo abiertamente recursos y buenasprácticas».

El impacto de la COVID-19 en la sostenibilidad

La determinación en el ámbito de la sostenibilidad se topa de frente con la incertidumbre provocada por la COVID-19. Si bien al preguntar a los encuestados por su opinión sobre el impacto de la pandemia, solo un poco más de la mitad (un 54%) cree que la sostenibilidad perderá peso como prioridad dentro del sector.

El U.S. Cotton Trust Protocol es una iniciativa que marca un nuevo estándar en el algodón de cultivo sostenible. Trabajando de cerca con los productores, el U.S. Cotton Trust Protocol proporciona datos claros y consistentes sobre seis métricas clave de sostenibilidad, entre las que se incluyen las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el consumo de agua, el carbono en el suelo y la pérdida de suelo. Los datos se someten a la auditoría independiente de la Control Union Certification. Por primera vez, las marcas pueden acceder a datos anuales a nivel del cultivo y hacer un seguimiento del algodón desde el campo hasta su uso final.

 

Contacto de prensa: Mireia Sáenz de Buruaga  +34 620 925 452

 
boletin sobre

Colaboramos con: