cat noticias

El programa específico de becas que Banco Santander y Fundación Universia llevan a cabo entre sus accionistas ha concedido 51 becas a estudiantes universitarios con discapacidad. Entre las 129 solicitudes recibidas figuran, entre otras, las de estudiantes de Ciencias Ambientales.

Fundación Universia y Relación con Accionistas Santander han resuelto la novena edición de un programa específico de becas que concede 51 becas a estudiantes universitarios con discapacidad que sean accionistas o familiares de accionistas Santander desde una acción.

El programa, que este año ha batido récord de candidaturas con 129 solicitudes frente a las 92 que se registraron en 2016, se dirige a estudiantes matriculados en grado o posgrado relacionados con Ciencias de la Salud, Ciencias Económicas, Ciencias Ambientales, Ciencias de la Información, enseñanzas en lenguas extranjeras, así como ingenierías y estudios de Tecnología Informática (IT).

En la actual edición, las becas se han concedido a 50 universitarios que estudiarán en el curso académico 2017-2018 en universidades españolas públicas y privadas, en ciudades como Barcelona, Bilbao, La Rioja, Madrid, Málaga, Salamanca, Santiago de Compostela, Valencia o Zaragoza, entre otras. La beca número 51 corresponde al único estudiante que cursará sus estudios en el extranjero, realizando el máster de Computing and Businesss en Johannes Kepler University en Linz (Austria).

Eva Rivera es una de las 51 historias de talento de esta nueva convocatoria de becas. Estudia el Máster de Neurofelicidad Aplicada en la Universitat de València, Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València (ADEIT), y pretende mejorar el día a día en las empresas, de manera que "aumente considerablemente su productividad, a través del interés del equipo de recursos humanos por la felicidad de los profesionales en el ámbito laboral", señala.

Con este objetivo, Eva ha centrado su formación en los avances científicos sobre neurociencia y en especial en los estímulos que producen felicidad en las personas, lo que se podría aplicar en el ámbito de la empresa mediante el método win-win (ganamos todos). "La beca es un impulso para complementar mi formación y continuar curioseando sobre el cerebro humano", apostilla.

 

Fuente: La Vanguardia

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: