Quizá solo seas consciente de hasta qué punto es determinante el coste de la energía al llenar el depósito del coche o pagar el recibo de la luz. Pero va mucho más allá de eso. El sector energético de España supone aproximadamente el 2,5% de su PIB (más de 35.000 millones de euros). Se puede entender, por tanto, el grave problema que representa para la economía nacional la endémica pobreza de recursos energéticos de nuestro país. Eso condena al tejido productivo a una dependencia exterior que lastra el déficit comercial y que, en gran medida, condiciona las posibilidades de crecimiento a la evolución de los precios de esas materias. Y eso nos incumbe a todos.

 

 

Fuente: bancopopular-e.com 

 

 
Boletín Novedades Ambientales