Estás en Ciencias Ambientales España, ¿Conoces Ciencias Ambientales México ciencias ambientales mexico?

Tags: Málaga

noticias_medioambiente

El hasta hace poco jardín de la casa del guarda de la Facultad de Ciencias durante un cuarto de siglo, de unos 200 metros cuadrados, se acondicionará como un espacio de experimentación del que hasta ahora carece la Universidad de Málaga. Todo surgió el curso pasado por la iniciativa de Miguel Ángel Quesada y Antonio Matas profesores del grado de Ciencias Ambientales, que pidieron recuperar este antiguo jardín para uso docente mediante la creación de un huerto urbano en el que los estudiantes de ésta y otras asignaturas tuvieran la posibilidad de realizar trabajos experimentales y formarse en competencias transversales relacionadas con estrategias de gestión sostenible.

"No se trata de plantar tomates y lechugas simplemente, si no de crear un espacio donde los alumnos puedan enfrentarse a problemas reales sobre el terreno y se genere una función socioambiental más allá del hecho de producir", aseguró Miguel Ángel Quesada, catedrático de Fisiología Vegetal de la UMA y uno de los artífices del pionero proyecto

La idea entusiasmó de inmediato al equipo decanal de la facultad que apoyó el proyecto, al igual que el Vicerrectorado de Campus y Sostenibilidad que se encargará de sufragar los gastos tanto de las herramientas y el almacén para almacenarlas como de la adecuación de la parcela.

Las obras empezarán la próxima semana y en breve los alumnos dispondrán del primer huerto docente de la Universidad. Se harán pocos cambios con respecto a lo que ya hay, ya que las parcelas se distribuirán adaptándose a los árboles (dos higueras, un níspero y una melia) que fueron plantados hace dos décadas y que no se van a tocar.

Así, se colocarán cinco en la cara sur y otras tres en el extremo norte, en las que se alternarán dos de las técnicas agrícolas más usadas en los huertos urbanos. Una llamada bancal elevado y la otra de paredes de crestall. En todas ellas se irá alternando la producción para manejar la biodiversidad que se genere e ir cambiando las especies de cultivo según las condiciones de cada momento.

Los sistemas de riego que se instalen serán por goteo y por exudado integrado que discurrirá por debajo de una capa de compost para que crezca la hierba por encima y se escape menos agua. También se colocarán caudalímetros para medir la cantidad de agua que se gasta en cada una de las parcelas y "comprobar si la teoría se corresponde con la realidad porque queremos que los alumnos puedan responder sobre el terreno a las preguntas que les surjan", dijo Quesada.

Las técnicas de agricultura serán sólo algunos de los aspectos que se pongan en práctica en este huerto docente. El vicedecano de Infraestructuras de la Facultad de Ciencias, José Jiménez, dijo que se estudiarán "los parámetros agua, suelo y biodiversidad para evaluar los aspectos científicos y los alumnos puedan aplicarlos luego a casos futuros".

Será un huerto urbano a pequeña escala en el que habrá una unidad de compostaje y zona de picado de los restos de poda para que lograr que se ciña al máximo a la realidad.

Aunque las obras aún están pendientes de ejecutar, este espacio ya está siendo usado por los alumnos de una asignatura optativa del grado de Biología que están llevando a cabo dos proyectos experimentales. Uno de ellos consiste en medir el papel que juegan las escorrentías corticales que se producen en el tronco de los árboles en el ciclo del agua. Cristina Carabante y Almudena Ortíz, dos alumnas de cuarto curso de Biología, son de las primeras beneficiarias de esta nueva forma de aprender sobre el terreno y de buscar soluciones a problemas reales.

 

Fuente: modificado de malagahoy.es

 


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: