Nace la Daniel Carasso Fellowship para una investigación comprometida con los sistemas alimentarios y las dietas sostenibles

La Fundación Daniel y Nina Carasso lanza la convocatoria para la Daniel Carasso Fellowship , una iniciativa de apoyo a la investigación en Alimentación Sostenible . Este nuevo programa tiene el objetivo de apoyar a jóvenes investigadoras e investigadores postdoctorales de cualquier nacionalidad y disciplina científica, comprometidos con la investigación sistémica de la Alimentación Sostenible en España. Las candidaturas tendrán que ser presentadas por personal investigador consolidado de universidades o centros de investigación españoles, públicos o privados sin ánimo de lucro.

daniel carasso

A través de la redefinición de la iniciativa predecesora -Premio Daniel Carasso-, la Fundación Daniel y Nina Carasso mantiene su compromiso con el apoyo de la investigación en Alimentación Sostenible y la exigencia científica, abordando la necesidad de su relocalización para fomentar la investigación científica en este ámbito en España.

Estamos muy felices de lanzar esta iniciativa de apoyo a la Alimentación Sostenible y a los jóvenes investigadores. La Daniel Carasso Fellowship es una oportunidad para atraer y consolidar el talento investigador en España. El programa contribuirá al desarrollo de la carrera de jóvenes investigadores sobresalientes, cuyas aportaciones a la sociedad guiarán la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles. Su contribución es esencial por la urgencia que cobra nuestra transición a un sistema holísticamente sostenible. Y es que a través de la alimentación movemos a toda una sociedad hacia su sostenibilidad plena; la alimentación conecta la economía, el empleo, el tejido empresarial, la escuela, la cultura, las familias, la sociedad civil, la innovación y la investigación”, afirma Isabelle Le Galo Flores, directora para España de la Fundación Daniel y Nina Carasso.

Las propuestas podrán presentarse hasta el 5 de marzo de 2021 por parte de personal investigador de las universidades o centros de investigación de acogida de los candidatos. La Fellowship está dotada con 160.000 euros, de los cuales 120.000 están destinados para cubrir la contratación de la persona beneficiaria durante un periodo de 24 meses y 40.000 apoyarán las actividades de investigación.

La convocatoria de la Daniel Carasso Fellowship es una iniciativa pionera en España diseñada para atraer el talento y la excelencia, y que ofrece una magnífica oportunidad para integrarse a una red de relaciones de investigación del máximo nivel académico internacional”, destaca Dionisio Ortiz Miranda, investigador sobre Economía Rural y Agroambiental de la Universidad Politécnica de Valencia, quien también hace hincapié en que “la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles es un componente esencial para un cambio de modelo económico y social que permita adaptarnos a los enormes retos climáticos que se avecinan en las próximas décadas”.

Apoyar el sector de la investigación en alimentación sostenible

La Daniel Carasso Fellowship se otorga en un contexto marcado por la disminución progresiva de la ejecución de los presupuestos públicos en España dedicados al sector de I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación). Esta reducción genera, entre otros efectos, un éxodo hacia extranjero de los jóvenes investigadores, un debilitamiento del tejido investigador en las universidades y centros españoles, así como una dificultad mayor para atraer el talento del exterior.

Esta recién creada Fellowship busca posicionarse como un referente para el apoyo a los investigadores y a la investigación en España, sin perder su carácter internacional. La iniciativa permitirá impulsar la carrera científica de un investigador o investigadora de calidad extraordinaria en un momento crítico para su consolidación como científico, pero también fomentar la investigación en Alimentación Sostenible en España y la aplicación de enfoques sistémicos y multidisciplinares, que promuevan las sinergias entre distintos ámbitos y disciplinas que habitualmente están desconectados como, por ejemplo, la nutrición y la agricultura.

Asimismo, este programa busca apoyar la investigación aplicada y la generación de conocimientos que apoyen la toma de decisiones encaminada a la transición hacia un sistema alimentario más sostenible, así como generar redes, sinergias y oportunidades de colaboración entre grupos de investigación a nivel internacional.

Los jóvenes investigadores se han formado en un entorno académico más flexible, sistémico y colaborativo que anteriores generaciones”, explica Gloria Guzmán Casado, catedrática de la Universidad Pablo de Olavide y coordinadora del think tank Alimentta, resaltando la importancia de que esta iniciativa esté dirigida a los nuevos talentos. “En consecuencia suman cualidades y habilidades que son necesarias para abordar la gran complejidad del sistema alimentario y establecer puentes entre disciplinas y actores. Todo ello necesario para impulsar la transición hacia un sistema alimentario más sostenible”.

Alimentación sostenible y salud

Lejos de ser un bien común como los demás, la alimentación mundial se encuentra en el cruce de múltiples (des) equilibrios. Las decisiones que se toman en torno a la alimentación, desde la producción hasta el consumo, tienen un impacto sobre el conjunto del ecosistema: pérdida de biodiversidad, calentamiento climático e incluso desigualdades sociales.

La alimentación es un factor determinante tanto para la salud de las personas como de los ecosistemas. Un gran número de enfermedades derivadas de una alimentación poco sostenible y equilibrada. Más allá de la obesidad, existen diversas patologías relacionadas con una alimentación inadecuada (disruptores endocrinos, hipertensión, diabetes, colesterol, entre otros ) ”, señala Pilar Martínez, coordinadora de Proyectos de Alimentación Sostenible en España de la Fundación Daniel y Nina Carasso. Asímismo, los Modelos de Producción, Transformación y Distribución de Alimentos de la ONU Tienen Importante Impacto en el Bienestar Social y Ambiental de la ciudadanía y su entorno, por lo Que es Esencial Fomentar Prácticas Más Sostenibles A lo Largo de Toda la Cadena Alimentaria. "

Beca La Daniel Carasso es el resultado del compromiso de la Fundación con el apoyo a la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles y forma parte de un conjunto más amplio de iniciativas de apoyo a proyectos en Francia y en España. A través de sus diversas convocatorias, se da soporte a iniciativas pioneras en el ámbito de la alimentación que sacan a la luz las prácticas más sostenibles: desde la producción de semillas hasta el compost, para promover el acceso universal a una alimentación saludable, respetuosa con las personas y los ecosistemas.

Para que surjan soluciones innovadoras, la Fundación acompaña a una gran diversidad de personas y proyectos en el camino de la transición, estimulando la conexión entre disciplinas y enfoques. Al apoyar la mediación y la participación ciudadana, crea puentes entre las personas para estimular la curiosidad y favorecer el compromiso. Con vocación de impacto social, fundamenta la acción en la investigación, los saberes empíricos, la experimentación, la evaluación y los aprendizajes compartidos.

Entre los ejemplos del apoyo de la Fundación a la investigación cabe citar IPES-Food, un grupo internacional de expertos que desarrollan nuevas formas de abordar los sistemas alimentarios sostenibles; y Alimentta, un think tank integrado por profesionales de diferentes disciplinas que trabajan juntos para generar conocimientos que faciliten la transición hacia sistemas alimentarios más resilientes y justos en España.

Trayectoria del Premio Daniel Carasso

El impulso a la ciencia es una pieza clave de la Fundación Daniel y Nina Carasso, que en sus líneas de trabajo otorga un peso destacado a la acción, pero también una atención imprescindible a investigación y la posterior difusión.

En sus tres primeras ediciones, este programa de apoyo a la investigación adoptó la forma de un premio. El Premio Daniel Carasso estaba dirigido a investigadores e investigadoras senior para ayudarles a inspirar a personal investigador joven en el desarrollo de enfoques transdisciplinares para el estudio de la sostenibilidad de los sistemas alimentarios

Las premiadas anteriormente fueron:

  • Jessica Fanzo (2012) - Profesora de Ética y Política Alimentaria y Agrícola Global en la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).
  • Tara Garnett (2015) - Investigadora de la Red de Investigación de Alimentación y Clima de la Universidad de Oxford (Reino Unido).
  • Jane Battersby (2017) - Investigadora del Centro Africano para las Ciudades y la Red Urbana de Seguridad Alimentaria Africana en la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Con la nueva Beca Daniel Carasso, la Fundación quiere dar un nuevo impulso a la investigación focalizándose directamente en investigadores e investigadores postdoctorales, para ayudarles a consolidar su carrera en un ámbito tan urgente como la transición hacia la Alimentación Sostenible.

 

Contacto de prensa: Pilar Martínez

 
boletin sobre

Colaboramos con: