cat noticias

El Plan Intregral de Residuos (PIR) de la Comunidad Valenciana que ha presentado la titular de la Consellería de Medio Ambiente Elena Cebrián seguirá los pasos de la normativa que ya se ha puesto en marcha en Francia o en Baleares, para prohibir la comercialización de plásticos de un solo uso cuando se puedan sustituir por otro material alternativo. Así este plan, que inicia su tramitación, prohibirá por ejemplo los bastoncillos de los oídos o chupa chups, pajitas, cubiertos de plástico o cápsulas de café en sus actuales formatos.

Plan Integral Residuos CV plasticos un solo uso

El pasado martes, el Congreso de los Diputados acordó un texto, con los votos de todos los grupos menos el PP, para plantear las modificaciones legislativas necesarias para prohibir esos utensilios de plástico. La consellera de Agricultura, Medio ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha adelantado que confía en que este plan pueda aprobarse a lo largo de 2018, con el objetivo de ir "reduciendo la generación de residuos", sobre todo de plásticos, en línea con las directivas europeas, que en estos momentos se encuentran renegociando sus objetivos que establecen unos mínimos de reciclaje y un máximo de rechazos que finalmente irán a parar al vertedero.

Para Cebrián, el sellado de vertederos es unas de las prioridades de su departamento, y una "necesidad a largo plazo" puesto que las emisiones de estos emplazamientos tienen un "claro efecto en el cambio climático", ha advertido. Esto requiere una "inversión sustancial", por lo que cada año en los presupuestos de la Generalitat se destina una partida de un millón de euros que antes no existía, ha subrayado.

"La intención es abordar el ciclo completo desde las fases iniciales del producto, antes de que lleguen a las plantas de tratamiento de residuos, desde su creación, consumo y separado. Se trata de generar menos residuos y que lleguen lo más separados posible. Se va a invertir en tecnología en las plantas de tratamiento para que se pueda reaprovechar más y de mejor calidad".

Elena Cebrián, consellera de Agricultura, Medio ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural

En cuanto a la disposición que regulará la comercialización de plásticos de un solo uso ha querido dejar claro que la prohibición se limita a los productos que en los que este material se pueda reemplazar. En caso de que no haya alternativa podrán continuar.

No es el momento de las grandes incineradoras

En cuanto a la incineración de residuos, la consellera ha señalado que "en todo caso esta es una de las últimas opciones dentro de la jerarquía". "Ya no es el momento de las grandes incineradoras. De hecho, también Europa y la normativa estatal están abogando porque, aunque sigan existiendo "sean cada vez menores" puesto que "la combustión libera productos muy peligrosos para la salud humana".

Además, ha comentado que la Comisión Europea ya está trabajando en la reducción del uso intencionado de 'microplásticos' en productos como envases alimentarios que impiden su reutilización ante la dificultad de separar materiales, aunque el PIR no se adentra en este aspecto.

Fracción orgánica

Según ha explicado la consellera, gran parte de la materia orgánica que llega a las plantas de tratamiento de residuos de la Comunitat Valenciana "no era reutilizable porque no procedía de una gestión separada del residuo y estaba contaminado", cuando precisamente la agricultura valenciana "necesita" de compostaje.

"Si desde el principio, antes de la planta de tratamiento, somos capaces de separar lo orgánico, va más limpio para el proceso de compostaje orgánico para poder ser utilizado en la agricultura y es importante que ese compost también pueda ser utilizado en la agricultura ecológica".

Elena Cebrián explica la necesidad del contenedor marrón

De hecho, a modo "experimental" se están probando algunos contenedores marrones específicos para residuos orgánicos en algunos consorcios y dos barrios de la ciudad de València. Por el momento son pruebas piloto, "queda mucho por hacer en la recogida separada de residuos", ha admitido la consellera, pero están permitiendo obtener información sobre la forma más eficaz de recoger residuos.

Sin consenso para el SDDR

En cuanto al Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), Elena Cebrián ha apuntado que, tras hacer todo el trabajo técnico, de estudio, de participación y diálogo, "de momento no había ni el consenso, ni las soluciones técnicas, ni económicas, ni logísticas para montar un sistema como este, que es un cambio de paradigma muy fuerte con las garantías de que funcionara".

"Reconociendo todas las virtudes en materia concienciación consumidores, vimos ese sistema generaba unas complicaciones técnicas de aplicación que ahora mismo hacían imposible, dentro de esta legislatura, su aplicación. Su estudio o la posibilidad sigue contemplada en el PIR junto con muchas otras líneas de trabajo y esto debe integrarse en visión del ciclo de los residuos desde el principio".

Cebrián comenta las dificultades en implementar un SDDR

Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados de las Islas Baleares

La valenciana no es la primera autonomía que aborda la problemática de los envases y utensilios plásticos de un solo uso. Baleares puso en información pública a inicios de 2018 su  proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, por el cual en el 2020, las vajillas de plástico de usar y tirar tendrán que sustituirse por las compostables y se deberá evitar la venta de productos que contengan microplásticos o nanoplásticos y las versiones no recargables de mecheros, maquinillas de afeitar, cartuchos y tóneres de impresora y fotocopiadora.

 

 

Fuente: modificado de Información; imagen de Our Seas Our Future.

 


Buscar Masters, Cursos, Congresos...