cat noticias

El litio se ha convertido en una de las materias primas de moda, su precio se multiplicó por dos en los dos últimos años ante las suculentas perspectivas sobre el crecimiento del coche eléctrico, cuyas baterías llevan grandes cantidades de litio. Los productores y las firmas de materias primas han visto un buen negocio en este mineral por lo que decidieron entrar en este mercado, una tendencia que podría haber superado a la demanda futura de litio, ya que se está produciendo más litio del que la demanda puede absorber.

precio litio demanda vehiculo electrico

Imagen de Dreamstime

A medio plazo, el exceso de oferta de este mineral podría hundir sus precios en los mercados globales de materias primas, según los analistas de Morgan Stanley. Esta situación se ha comenzado a vislumbrar en algunos vehículos financieros que tienen al litio como activo subyacente. Por ejemplo, el Global X Lithium ETF ha caído un 12% desde enero.

Todos quieren producir

Argentina, Australia y Chile están incrementado su producción de litio a un ritmo fuerte. Ahora mismo, la oferta mundial del mineral ronda las 215.000 toneladas. "Esperamos que el crecimiento de la oferta supere el crecimiento de la demanda", explican los expertos de Morgan Stanley. El precio del carbonato de litio caerá desde los 13.375 dólares hasta los 7.332 en 2021, según los analistas.

La velocidad de la producción está aumentando a medida que se incrementa la competencia. Las minas más productivas de Australia están robando protagonismo a las de Chile, que ahora pretenden recuperar parte del mercado mediante nuevas estrategias de extracción. Por otro lado, China está comenzando a explotar sus primeras minas de litio para su consumo propio.

"Las predicciones de Morgan Stanley muestran un incremento de la producción de 200.000 toneladas en Chile para 2025 y la posible caída de los precios es otra prueba que demuestra que los analistas no entienden la oferta del litio, la demanda ni la curva de costes", asegura Joe Lowry, consultor experto en litio.

 

Fuente: elEconomista

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: