cat noticias

Los bonos verdes, fondos se destinan a proyectos que persiguen un impacto medio ambiental positivo, comienzan a ganar terreno en los mercados. La venta de bonos verdes por parte de una empresa de hidrocarburos fósiles resulta tan chocante como el patrocinio de McDonald's en unos Juegos Olímpicos. Pero ahí está: la petrolera española Repsol ha emitido bonos verdes por valor de 500 millones de euros. Unos bonos verdes que no están exentos de cierta polémica.

Tras un lento comienzo, los bonos verdes, que financian proyectos medioambientales, han comenzado a ganar terreno en los mercados. La primera subasta la llevó a cabo en 2007 el Banco Europeo de Inversión; después siguieron su ejemplo bancos como Société Générale y empresas como Apple. En 2016, el volumen se sitúo en 80.000 millones de dólares, y Moody's espera que la venta de este año establezca un nuevo récord de 120.000 millones de dólares. A los emisores les gusta destacar que las iniciativas destinadas a reducir las emisiones de dióxido de carbono están presentes en su estrategia de crecimiento. Se calcula que se han destinado unos 200.000 millones de dólares a inversiones socialmente responsables.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ofrece una visión más ambiciosa: 100 billones de dólares en mercados de renta fija que podrían ir destinados a proyectos cuyo objetivo es reducir la polución. Hasta la fecha, la demanda de inversiones verdes ha superado a la oferta. China, el país más contaminante del mundo y el mayor emisor de bonos verdes, incluye tecnologías de "carbón limpio" en su definición de proyectos financiados por los bonos verdes.

En cuanto a Repsol, utilizará el dinero que capte para modernizar sus equipos de reducción de emisiones. Aun así, un organismo denominado Climate Bonds Initiative asegura que carece de credenciales para incluirlo en su índice. El año pasado, los bonos vendidos por la francesa Engie fueron eliminados del Barclays MSCI Green Bond Index por la polémica de su proyecto hidráulico en Brasil.

 

Fuente: modificado de Expansión.

 


 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: