Toyota Motor Corporation (TMC) y el Hospital Kumamoto de Cruz Roja en Japón desarrollarán la primera clínica móvil del mundo propulsada por pila de combustible de hidrógeno , que entrará en funcionamiento el próximo verano. Mediante este proyecto, las dos entidades se proponen demostrar la eficacia de los vehículos eléctricos de pila de combustible —Fuel Cell Electric Vehicle (FCEV) - en el campo de la medicina y las medidas de respuesta ante desastres, así como contribuir a lograr una sociedad neutra en carbono .

500 cliacutenicamoacutevilfcev1

Las dos entidades han acordado contribuir en la resolución de problemas asociados a desastres naturales con el desarrollo de una clínica móvil FCEV que pudiera emplearse para prestar servicios médicos de forma habitual ya la vez sirviera de apoyo en las actividades de recuperación en caso de catástrofe natural, además de suministrar energía eléctrica a las zonas afectadas por el desastre.

Toyota ha desarrollado la clínica móvil FCEV sobre la base de su minibús Coaster, y ha utilizado como fuente de energía el sistema de pila de combustible del Mirai, el primer vehículo eléctrico de pila de combustible —fuell cell electric vehicle (FCEV) - de hidrógeno Produce en serie en el mundo. En carretera, presenta un rendimiento medioambiental superior, sin emisiones de CO 2 ni sustancias nocivas ya que únicamente emite vapor de agua por su sistema de escape, al tiempo que ofrece una experiencia al volante sin apenas ruidos ni vibraciones.

Al disponer de varias tomas de corriente auxiliares de 100 VCA, no solo dentro del habitáculo sino también en el exterior, la clínica móvil FCEV puede suministrar electricidad a múltiples aparatos eléctricos. También está equipado con un sistema de alimentación CC externo que proporciona un suministro energético de gran potencia y capacidad3 —9 kW de potencia máx. y unos 90 kWh de capacidad de suministro—. En su interior, el vehículo combina el aire acondicionado con un sistema de escape y un filtro HEPA4 que mejoran el control de infecciones para los ocupantes.

Toyota y el Hospital Kumamoto de Cruz Roja aseguran que la clínica móvil FCEV tiene la capacidad de crear un nuevo valor que no existe en las actuales clínicas móviles. Sumando sus respectivos conocimientos y tecnologías, y aprovechando el excepcional rendimiento medioambiental que caracteriza a los vehículos eléctricos de pila de combustible, desarrollarán las posibles aplicaciones de una clínica móvil a favor de la comodidad tanto del personal médico como de los pacientes.

Las pruebas piloto aspiran a alcanzar un suministro energético suficiente en caso de catástrofe, con vistas a un aprovechamiento efectivo de la capacidad de suministro del vehículo en servicios médicos y en zonas afectadas por desastres. Además del transporte de pacientes de urgencias, apuestan por su amplio potencial en el ámbito sanitario, como el suministro eléctrico a autobuses de donación de sangre y vehículos para revisiones médicas, la posibilidad de desplazarse a zonas más despobladas como clínica móvil o la función como vehículo de pruebas PCR móvil.

 

Fuente: Toyota

 
boletin sobre

Colaboramos con: