cat noticias

La ambientóloga Lucía Tarrafeta es la artífice de una ruta de ecoturismo que pretende dar a conocer su comarca, Los Monegros, a través de la apicultura. La ruta, Flora y abeja en Los Monegros, forma parte del proyecto Turismo Botánico, un emprendimiento ambiental que busca crear una nueva forma de turismo alternativo.

ambientologa Lucia Tarrafeta apicultura Monegros

Imagen de Turismo Botánico

La joven monegrina es graduada en Ciencias Ambientales en la Universidad de Zaragoza. “Tras finalizar la carrera en Huesca, y debido a mi interés en conservar la biodiversidad, decidí seguir estudiando especializándome en Biología de la Conservación en la Universidad Complutense de Madrid”. Su pasión por la naturaleza ha hecho que siempre deseara “transmitir, concienciar y educar sobre la importancia de conservar nuestro entorno, y en concreto el del territorio en el que he crecido para poner en valor la importancia del desarrollo rural”, explica Tarrafeta.

De la mano de Turismo Botánico, un proyecto que surge en Murcia en 2016, y con las plantas como excusa para conocer todo lo demás (fauna, geología, paisajes, costumbres, usos locales, y mucho más), un grupo de emprendedores ambientales han desarrollado experiencias en la naturaleza con la intención de enseñar, a través del turismo, la riqueza botánica y natural que hay en España.

“Nuestro país es un punto caliente de biodiversidad, es decir, un lugar en el que se concentra una riqueza de especies mucho mayor que en otras partes del planeta”, señala la ambientóloga, que este año con su equipo de trabajo ha dado a conocer el mundo de la apicultura en los Monegros de una manera diferente.

Tarrafeta confiesa que desde pequeña he sido apicultora, “ayudando a mi padre en nuestro pequeño colmenar de Lastanosa, consumiendo miel para casa. Gracias a que en la universidad tuve que hacer un programa de educación ambiental, llevé a unos compañeros de clase a visitar el colmenar, y creamos, a través de las abejas, una herramienta educativa, que gracias a Turismo Botánico he podido desarrollar enfocándola a un futuro laboral”.

Así surge “Flora y abeja en Los Monegros”, una experiencia diferente en la que se pretende desarrollar educación ambiental en la naturaleza, aprendiendo de lo que se está viendo, a través de una ruta botánica y la visita al mini mundo de las abejas”, un mundo que explica porque está esta planta en este lugar o cómo se ha formado el paisaje.

“Conocer un lugar genera empatía por él, lo que nos lleva a querer conservarlo, y para conservarlo hay que entender la importancia de la funciones ecosistémicas que nos ofrecen, tanto las plantas como las abejas”, porque según esta profesional del medio ambiente “dando a conocer el mundo de la apicultura se pretende que se conozca la importancia de la biodiversidad por medio de la función de los polinizadores, y de cómo su desaparición afectaría a la vida del planeta”, manifiesta la ambientóloga especializada en ecoturismo, añadiendo que en la ruta, si las condiciones climatológicas lo permiten, los visitantes podrán ver una colmena viva “con el correspondiente atuendo de apicultor; además, al finalizar la jornada se realiza una cata de mieles”.

Actualmente están a punto de ofertar como jornada educativa a colegios e institutos una actividad destinada a primaria, secundaria y Bachillerato, ofreciendo a los escolares la posibilidad de vivir una experiencia inolvidable basada en actividades desarrolladas a través de la apicultura y de la flora autóctona. “Como actividad realizada en periodo escolar, esta actividad trata de ajustarse a los intereses del currículo oficial de la enseñanza en la comunidad aragonesa, pretendiendo ser un recurso pedagógico a los equipos docentes”, destaca.

De esta forma y con el objetivo de concienciar sobre de la importancia de los ecosistemas, sobre la necesidad de conservar el entorno, la biodiversidad y el patrimonio natural y cultural de nuestra comunidad, desde Turismo Botánico fomentan la experiencia directa con la naturaleza, la convivencia y el respeto para que sea un instrumento complementario reforzando con contenidos aprendidos en clase. También ofertan otras dos rutas turísticas más en Los Monegros, “Un osasis en el desierto”, con la ruta alrededor de una laguna endorreica: la Laguna de Sariñena, y “La flora que puebla Jubierre”.

 

Fuente: modificado de Noticias Huesca.

 

 
Boletín Novedades Ambientales

Colaboramos con: